Ya van 26 lideresas y lideres sociales asesinados en Colombia

No es fácil volver a escribir sobre esto, con los años en la larga franja de tierra que llamamos Chile, he aprendido muchas cosas y me ido enamorando de sus luchas y de su gente, pero siempre hay un momento en la que ese amor pasa por cortos periodos al sin sabor de una relación no correspondida y es cuando la prensa contrainformativa, esa que solemos escarbar para salir de la línea editorial de Edwards y compañía, tiene una extraña forma de evadir el tema Colombia, en las organizaciones políticas pasa algo también curioso, se habla pero como entre dientes, “pa’ callao”. Dicen que es porque el tema es complicado, pero vaya uno a ver como se la juegan con el Kurdistán, la revolución en Rojava y el feminismo Kurdo, no digo que eso este mal, solo me causa curiosidad como si podemos entender lo que sucede en el medio oriente, al otro lado del mundo, un proceso de emancipación de un pueblo oprimido por cuatro Estados nación y la lucha contra el DAESH, el auto proclamado “Estado Islámico”, y no jugárnosla por entender lo que sucede en los países de Nuestra América.

Hoy mientras escribía esta nota, se conmemoraba el día por la Dignidad de las Victimas de Crímenes del Estado, convocada por el Movimiento de Victimas de Crímenes de Estado (MOVICE), dentro de la jornada las exigencias centrales fueron la verdad y la justicia para los casos que están en la impunidad,el desmonte del paramilitarismo, la implementación del acuerdo de Paz suscritos entre el gobierno y las FARC-EP, y las conversaciones con ELN.

Hoy, a 66 días de iniciado el 2017 y en plena fase de implementación, ya son 26 las lideresas y lideres sociales asesinados, nada más este fin de semana fueron asesinados 3 compas. El año pasado lo cerramos con la dolorosa cifra de 117 compañeras y compañeros asesinados. El Estado dice que no hay sistematicidad en los hechos, pero las organizaciones  campesinas y populares en los territorios gritan a pulmón herido que son los Paramilitares. Para el Estado, los paramilitares desaparecieron en las desmovilizaciones del 2004-07 que armó el ex-presidente y hoy senador Álvaro Uribe Vélez, pero que siguieron actuando bajo la fachada de las Bandas Criminales o BACRIM, como le dicen desde el Ministerio de Defensa y los medio masivos. Hoy reaparecen con amenazas a dirigentes sociales, sindicales, de derechos humanos, y ambientalistas con nombres como “Autodefensas Gaitanistas de Colombia, AGC”, “Águilas Negras” entre otros, donde ellas mismas se reivindican como grupos paramilitares.

Ya lo decía Marx en el 18 brumario que la historia se repite, primero como tragedia y después como farsa. Hace 32 años la guerrilla de las FARC-EP, en diálogos con el gobierno de Belisario Betancur, en lo que se conocería como los diálogos de la Uribe, nació lo que sería la posibilidad de una participación política de la guerrillerada y los sectores democráticos y progresistas del país: la Unión Patriótica (UP),la cual, pocos años después sería sistemáticamente asesinada, cinco mil militantes entre ellos dos candidatos presidenciales fueron asesinados. Hoy, después de cinco meses de firmados los acuerdo de la Habana, nos siguen asesinando, porque pertenecer a Congreso de los Pueblos o a Marcha Patriótica parece una marca de estigma, porque defender el territorio, el medio ambiente y los derechos humanos sigue siendo causal de muerte. No dejemos que la tragedia continúe sonando a sepulcral silencio.

PD: La plataforma ¡Pacifista! Ha decidido hacer un contador de líderes sociales asesinados durante la implementación, pueden revisar un pequeño perfil de las y los primeros 24 asesinados en este link: http://pacifista.co/estos-son-los-22-los-lideres-sociales-asesinados-desde-el-inicio-de-la-implementacion/

Por Miguel Samacá.