Trabajadores a honorarios del Estado luchan por traspasos a contrata

Por Unión Nacional de Trabajadoras y Trabajadores a Honorario del Estado (UNTTHE)

El día viernes por la noche el Senado de la República ratificó realizar una indicación a la ley que beneficiará al conjunto de los trabajadores a honorarios del gobierno central y del sector salud. Se trata de la reivindicación levantada por las bases de la Unión Nacional de Trabajadoras y Trabajadores a Honorario del Estado (UNTTHE) de realizar una regularización de los contratos, respetando el sueldo actual de quienes cumplen labores habituales, desde hace años boleteando para el Estado.

Cerca de 360.000 trabajadores se desempeñan como cualquier funcionario público, pero en condiciones de precariedad laboral, no siendo reconocida su relación laboral por el Estado, lo que lo ha convertido en el peor empleador de Chile. Esta situación podría comenzar a cambiar para cerca de 8000 funcionarios honorarios del gobierno central y la salud, con la aprobación de la indicación al artículo 24 del proyecto de ley de presupuesto 2018, que establece que el traspaso al régimen de contrata se hará respetando el sueldo líquido actual del honorario que recibe luego del descuento del 10% de retención de impuestos, y que ese líquido constituirá el sueldo regular los meses en que no se reciba bonos, tal como se realiza con cualquier funcionario público. Esto significa que se regularizará la situación laboral sin perjudicar las remuneraciones actuales de nuestros compañeros.

Saludamos este avance como un gran logro del movimiento de honorarios del Estado, que con esto abre la puerta para que el Estado reconozca la relación laboral que tiene con el 40% de la dotación de los servicios públicos. Hemos presenciado como el poder judicial, a través de los fallos de la Corte suprema, le ha exigido al Estado cumplir con sus obligaciones como empleador para los casos de demandas judiciales realizadas por honorarios despedidos de sus trabajos. Y esta vez fue el turno del poder legislativo.

Informamos a las bases del movimiento honorario que el voto de aprobación del Senado tendrá hasta fin de mes para que sea promulgada definitivamente la Ley de Presupuesto, que incluye esta indicación. Informamos además que la Presidenta de la República tiene la facultad de vetar esta indicación durante el plazo antes señalado. Por esta razón llamamos a mantenernos vigilantes de que la Presidenta respete la voluntad de las bases de la UNTTHE y la decisión del poder legislativo. De lo contrario estaríamos frente a una clara traición a las expectativas que los trabajadores/as a honorarios han depositado en las autoridades.

Con este avance demostramos que el movimiento de trabajadores a honorarios del Estado se ha convertido en un actor reconocido por la opinión pública y que las autoridades han reconocido en los sindicatos que nos agrupamos en la UNTTHE a los representantes de esta masa laboral actualmente precarizada. Queremos señalar los aprendizajes de esta lucha de 4 años:

1 -No habría sido posible este avance si no existieran organizaciones sindicales que agrupan a los honorarios capaces de dirigir la lucha por nuestras demandas. Y no podríamos habernos constituido en un actor con capacidad de incidir, sin la coordinación actual que nos hemos dotado en la UNTTHE y en el espíritu unitario que nos ha caracterizado. Y fundamentalmente que este sindicalismo se haya mantenido leal a los intereses de sus trabajadores por sobre los interés de partidos o gobiernos de turno.

2 -La visibilidad del movimiento en el Congreso se ha logrado en gran medida por las movilizaciones nacionales y los paros sostenidos primero en el sector vivienda el 22 de abril del 2016 y el paro nacional de agosto de este año del gobierno central y muy especialmente del sector vivienda que se mantuvo en paro de actividades por 3 semanas con el único respaldo de sus bases y sin el apoyo abierto de las organizaciones que componen la ANEF. Permitimos demostrar la fuerza potencial que este movimiento tiene e instalarnos como el actor que representa genuinamente los intereses de los honorarios del Estado.

3 -El trabajo de meses de sensibilización realizado con diputados y senadores, y que se intensificó en el Congreso durante la semana recién pasada, demuestra que la institucionalidad política puede atender las demandas legítimas del movimiento social, siempre y cuando este demuestre que tiene disposición de lucha y que sus demandas contienen una legitimidad incuestionable, más allá de los límites que establecen las normas administrativas o la voluntad política de las autoridades.

4 -Que el movimiento debe combinar inteligentemente distintas formas de lucha no abandonando ninguna por principio, tanto las huelgas, las protestas, la difusión, las acciones judiciales y el dialogo institucional. Ser constante y transparente en sus planteamientos, debe ejercer el derecho ciudadano de vigilancia de las decisiones que adoptan los poderes del Estado, incluyendo en cómo se materializan los apoyos expresados por los congresistas en este caso. Y que debe ser capaz de ofrecer una propuesta de resolución de los conflictos para hacer viables nuestras demandas.

5 -La aprobación en el Congreso de una demanda continuamente rechazada por la presidencia y el Ministerio de Hacienda, a pesar que en esta oportunidad nos favoreció, demuestra que la ciudadanía está expuesta continuamente a decisiones trascendentes adoptadas a sus espaldas o sin su parecer. Y que por tanto, se requiere un cambio profundo en el sistema democrático actual, que nos dote de una nueva institucionalidad más participativa y más transparente. Que no dependa de la voluntad de grupos de poder o partidos que administran el estatus quo rechazando los grandes cambios que requiere el país.

Junto con saludar la porfía y abnegación demostrada en esta lucha, llamamos a nuestras bases a mantenerse unidas y vigilantes estos días para evitar que la Presidenta de la República ejerza el veto en contra de los trabajadores a honorario.

¡Contra toda Precariedad! ¡La UNTTHE Avanza!