Sociedades de Resistencia: el origen de la lucha combativa de los y las trabajadoras

Por Rodolfo Morales

Las sociedades de Resistencia en Chile, nacen en un duro contexto social y político para los trabajadores del país. Durante segunda mitad del siglo XIX profundas injusticias sociales, producto de la expansión del modelo capitalista, alimentado por Capitales británicos aliados a la burguesía nacional, crearon en el país un desarrollo capitalista dependiente, con énfasis en las actividades mineras, como el salitre, la plata, el carbón, el cobre y también en el área portuaria, en la banca y el comercio.  

La brutal Guerra del Pacífico, donde se defendieron los intereses de esta alianza entre el estado chileno y los empresarios británicos,  dieron un impulso a la explotación salitrera en el norte, con la incorporación de las tierras usurpadas a Bolivia y Perú 

De la mano de este momento de expansión y acumulación de Capitales, se da el proceso de proletarización de la población. Por un lado, los trabajadores se concentran en los centros urbanos e industriales, y por otro lado, en el campo, muchos campesinos comienzan a perder sus tierras por la creciente concentración de los latifundistas, y se genera una sistemática emigración a la ciudad y a los centros productivos (minas, puertos, obras) 

Las antiguas organizaciones de artesanos, que eran las mutuales o sociedades de socorros mutuos, comienzan a quedar obsoletas. Estas organizaciones tenían por eje central la actividad de asistencia a los y las trabajadoras. La nueva realidad y forma más directa de relación con el patrón va cambiando, tanto las necesidades de los trabajadores, como también las formas de explotación.  

Es así que surgen nuevas organizaciones que suman al apoyo asistencial, la lucha por sus derechos y mejores condiciones laborales. Avanza así la conciencia de la clase trabajadora en el país, se hace consciente que sus intereses de bienestar y libertad se oponen a los intereses de quienes los explotaban para enriquecerse. Estas organizaciones nuevas serán las Sociedades en Resistencia y las Mancomunales. Ambas son las precursoras de los sindicatos en el país.  

Las Sociedades de Resistencia, tenían fundamentalmente su base en los  gremios, industrias y áreas productivas; las Mancomunales en cambio, se asentaromás con la lógica definida por el espacio territorial 

Rescatando el actuar de las antiguas organizaciones de apoyo mutuo, las Sociedades de Resistencia y las Mancomunales, no fueron concebidas solamente como herramienta de lucha contra la patronal, sino también como auténticas universidades populares, en las cuales se estudiaba, se practicaba la solidaridad y donde prefiguraban el mundo en el que querían vivir. 

En este contexto nacen los primeros núcleos de actividad anarquista en Chile. Dentro sus primeras tareas crearon el Centro de Estudios «Rebelión», donde participaba activista y organizador Magno Espinosa. Ellos serán los editores del primer periódico anarquista del país, llamado «El Rebelde», que nació en 1898 

El nacimiento de la Unión Socialista de 1897, se sumó al avance de este sector que impulsó la prensa obrera, así nacieron también: el Ácrata, la Campaña, la Agitación, La Antorcha, el Alba, la Luz, por nombrar algunas. Los gremios que tomaron la vanguardia de la organización y lucha en este periodo fueron principalmente los gremios de los estucadores, pintores de brocha, zapateros, obreros gráficos, panaderos, estibadores 

Las organizaciones lideradas por los anarquistas chilenos pasaron a ser sector de punta en la lucha reivindicativa por dotar a la clase obrera de condiciones dignas de existencia, e intentando llevar esta acción reivindicativa al plano de las contradicciones de fondo, que dieran paso al elevamiento de la conciencia revolucionaria. 

Sin embargo, el Estado respondió a esta organización y disposición de lucha con las balas.  La matanzas del puerto de Valparaíso en 1903, en la que mueren cincuenta obreros, la Semana Roja de Santiago, en 1905, donde el pueblo se movilizó en protesta por los precios de la carne, cayendo 250 trabajadores, y la masacre de la Escuela Santa María, en 1907, donde pierden la vida 3600 obreros. En 1920 se produce el incendio del local de la FOM en Punta Arenas, donde morirán 306 obreros. Esta ola represiva dio paso a la dictadura de Ibáñez del Campo en 1927.  

Sobre esta lucha es que nace posteriormente el sindicalismo clásico chileno, de la mano de las reformas del estado a la legislación laboral, presente hasta hoy. 

 

 

 

 

*Magno Espinosa. Obrero que se destacó por su lucha contra las ideas dominantes, la estructura social y moral de la época y por sobre todo porque se enfrentó al sistema oligárquico. 

*Fuentes: biografiadechile.cl, lamalatesta.net