Ni un respeto: Carabineros reprimen funeral de mapuche asesinados y allanan las comunidades

Por Eduardo García y Diego Cabrera, Araucanía Informa

¿Paz en la Araucanía? Quizás esa es la consigna tras la cual los poderes empresariales intentan esconderse, siendo costumbre ver diariamente las miserables estrategias de parte del Estado chileno en su afán por defender los intereses de estos latifundistas dentro de la IX región. Así, en marco de estas acciones, el día de ayer sábado 10 de junio, en horas de la tarde la novena región y todo un pueblo se vuelve a teñir de sangre por la caída de dos weychafes, Patricio Gabriel González Guajardo y Luis Humberto Marileo Cariqueo en manos del capitán (r) de Carabineros de Chile, Ignacio Gallegos Pereira, quién a mano armada y con afán de repeler la acción de sabotaje y recuperación de tierras por parte de un grupo de cinco comuneros al fundo El Encino de la comuna Los Sauces, dispara a diestra y siniestra, hiriendo a uno de los integrantes y dejando a estos dos con consecuencias fatales. Por lo cual, los otros dos sujetos junto al herido,  toman uso de su vehículo para retirarse del lugar frente al deceso de sus compañeros, enfrentándose más adelante del trayecto a la caída sobre un río cercano, comenzando la huida a pie. Tras un despliegue policial los cuerpos son trasladados la mañana del pasado domingo con dirección a la capital regional de la Araucanía, la ciudad de Temuco, para la posterior entrega a sus familiares alrededor de las 16:00 hrs. del mismo día.

Comenzando una multitudinaria caravana con los cuerpos de los guerreros mapuches desde el Servicio Médico Legal, ubicado en la calle Ziem esquina Vicente Pedro Rosales, camino a la salida norte de Temuco, sufriendo el constante hostigamiento por parte de fuerzas especiales, vía aérea y terrestre, hacía los asistentes, sin respetar la profunda pena que enlutaba a todo un pueblo por la caída de nuevos mártires. Iniciando posterior a esto, un enfrentamiento entre comuneros y fuerzas especiales, llegando un gran contingente sin ver por la presencia de niños, ancianos, mujeres y hombres que pacíficamente avanzaban  por la calzada manifestando su angustia y rabia a través de sonidos de sus instrumentos tradicionales y cantos de protestas, desde la intersección de Rudecindo Ortega y Av Huerfanos  hasta llegar al sector salida Cajón, mientras se efectuaba un operativo de allanamiento por parte las fuerzas represivas del estado, las cuales comprendían efectivos de intervención militar, GOPE, FFEE y algunos integrantes de policía de investigaciones en las comunidades perteneciente  a los dos weichafes caídos en combate.

Imponiendo, una vez más como política la persecución y represión como sus más grandes armas para disipar el movimiento de reivindicación del pueblo nación mapuche. Estando como principal autor de estas acciones la corrupta y golpista institución de Carabineros  de Chile, posicionándose como los guardias privados, con financiamiento estatal, del bolsillo empresarial y enemigos de todo un pueblo que busca la autodeterminación y recuperación de las tierras ancestrales, usurpadas desde hace cientos de años. Sumándose estas muertes al largo historial de weichafes caídos en batalla en manos de los lacayos del empresariado  fascista chileno, que haciendo caso omiso a las fuertes demandas del pueblo nación mapuche solo militariza la región gracias al apoyo del Gobierno chileno.

Comprendemos que la dosificación de la violencia tiene que ser parte cotidiana de nuestra práctica revolucionaria, pero no avalaremos la represión violenta y sistemática de ningún  dueño de fundo que mate a sangre fría a dos hermanos, la lucha como practica se debe hacer cotidiana en cuanto a los tiempos que como pueblo tomamos.

Y menos aún podemos mantener el silencio ante aportes del estado a estos “pacificos” de la Araucanía