Quintero, Puchuncaví y más: ¿Chile contaminado, por quién y por qué?

Por Marcela Cornejo

Recorrer la costa norte de la quinta región de Chile ofrece un paisaje a ratos frondoso a ratos desolador.  Y la desolación comienza a develarse cada vez más a medida que uno acerca a las principales ciudades de esta zona costera.  

A tan solo días de la alerta ambiental por nube tóxica que se posó el mes de agosto sobre las ciudades de Quintero y Puchuncaví, aún las chimeneas de las empresas contaminantes flamean. Si bien todos los dardos apuntan a la empresa estatal ENAP, ya se habla de posible participación de otras empresas privadas como OXIQUIM, empresa que producía materias químicas, hoy prohibidas en Chile, pero que sí se producían hasta hace unos años como el metilcloroformo. Este es el componente químico detectado en la nube tóxica que respiraron los habitantes de estas localidades. 

Mientras el debate continúa a puertas cerradas en la Moneda y los medios de centran en buscar a los responsables de esta contaminación, la población continúa movilizada. Decimos continúa, pues hace años que los pobladores de Quintero y Puchuncaví están denunciando la contaminación en la zona y los efectos que esta ha causado en las personas. Denuncias de malformaciones, abortos espontáneos, enfermedades respiratorias y otras afecciones son los temas cotidianos que se tratan en los centros de salud.  

En la plaza de la ciudad de Quintero se han instalado carpas y un punto de información de organizaciones sociales y ambientalistas, con el fin de denunciar la acción de las empresas contaminantes, el débil actuar del gobierno, que en días pasado despidió a Piñera con pedradas luego de un acto, también buscan orientar a la comunidad. Día a día se movilizan, marchan dentro de la ciudad, buscan apoyo dentro y fuera de la región, cortan calles y realizan performance para sensibilizar a una comunidad que resignada sigue su día a día impotente respirando partículas tóxicas que pareciera a nadie le importa. 

El 16 de diciembre del año 2013, con Sebastián Piñera en el gobierno, fue derogado y reemplazado a través del DECRETO 20, el límite de partículas contaminantes. ¿Casualidad? Juzgue usted. 

 DTO-20_16-DIC-2013. http://www.confinorsa.cl/norma-13.html 

Que el inciso cuarto del artículo 2º del DS  59, de 2001, del Ministerio Secretaría General de la Presidencia de la República, establece que a contar del 1 de enero del año 2012, la norma primaria de calidad del aire para el contaminante Material Particulado Respirable MP10 será de 120 µg/m3N como concentración de 24 horas, salvo que a dicha fecha haya entrado en vigencia una norma de calidad ambiental para Material Particulado Fino MP2,5, en cuyo caso se mantendrá el valor de 150 µg/m3N. Por DS  12, de 18 de enero de 2011, del Ministerio del Medio Ambiente, se aprobó la norma primaria de calidad ambiental para material particulado fino respirable MP2,5, manteniéndose por tanto el valor señalado. Que existen estudios epidemiológicos consistentes que relacionan la exposición a corto plazo de la fracción gruesa del MP10 con morbilidad y mortalidad. En cuanto a la exposición a largo plazo de la fracción gruesa, la evidencia no sugiere una asociación entre la exposición de largo plazo de esta fracción y los efectos sobre la salud de las personas. En base a esta evidencia, la USEPA revocó la norma anual de MP10 el año 2006, manteniendo la norma diaria para este contaminante. Que por los antecedentes anteriormente expuestos se ha considerado oportuno derogar la norma de calidad primaria de aire como concentración anual, de manera de focalizar la regulación sobre la fracción más dañina del material particulado, el MP2,5, y sobre el MP10 como concentración de 24 horas, respecto de los cuales existen antecedentes suficientes sobre sus efectos en la salud. Que sin perjuicio de lo anterior, se ha estimado prudente mantener la vigencia de la norma de calidad primaria de aire como concentración anual por un período de tres años, de manera de mantener la vigencia de las declaraciones de zona saturada o latente vigentes basadas en dicha norma de calidad, por el período de tiempo suficiente para que se implementen, si es que corresponde, los planes de descontaminación o de prevención basados en la norma primaria para MP2,5