Pretenden reactivación de TIAR contra Venezuela

Por Lídice Valenzuela*

Mientras Venezuela se prepara para entregar en Naciones Unidas (ONU) más de 13 millones de firmas en apoyo a la Revolución Bolivariana, esta semana la oposición interna dirigida por Estados Unidos creó un nuevo foco de tensión al intentar activar el Tratado Interamericano de Asistencia Reciproca (TIAR), que permitiría solicitar una intervención extranjera en la nación suramericana.

La Organización de Estados Americanos (OEA) es la matriz de la nueva iniciativa de los usurpadores que actúan en nombre de Venezuela, luego de que el gobierno legítimo de ese país abandonara la entidad y su lugar fuera ocupado por personeros del auproclamado presidente del país, Juan Guaidó, cuyo liderazgo se remite a primera figura de la Asamblea Nacional en desacato, por lo cual cualquier disposición de allí emanada carece de validez.

Venezuela ni es miembro de la OEA, por voluntad propia desde abril de este año, ni pertenece al TIAR desde 2012 bajo el gobierno de Hugo Chávez. Por tanto, según el derecho internacional, la petición de los opositores en el seno de la OEA carece de validez, pero, sin embargo, los opositores contrarrevolucionarios fueron aceptados como miembros plenos de la desprestigiada entidad.

El pasado día 11, en una de las tantas reuniones para juzgar al gobierno legítimo del presidente Nicolás Maduro, y ante la solicitud de los usurpadores de movilizar el TIAR contra Venezuela, 12 países votaron a favor de convocarlo para evaluar su presencia en lo que ellos llaman ¨conflicto¨ político.

Ese grupo no representa a la mayoría de América Latina sino que son los mismos que se mantienen de manera subordinada a los mandatos de Washington.

De la membresía de la OEA apoyaron la convocatoria al Órgano de Consulta del ente injerencista  Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Guatemala, Haití, Honduras, El Salvador, Estados Unidos, Paraguay, República Dominicana y Venezuela, representada por Gustavo Tarre, enviado de Guaidó.

Se abstuvieron Trinidad y Tobago, Uruguay, Costa Rica, Panamá y Perú y Bahamas estuvo ausente.

La aplicación del TIAR no lleva directamente a la intervención militar, sino a una serie de medidas progresivas de asfixia contra el Estado y que ampliarían el bloqueo que ya existe. Por ejemplo: la ruptura de relaciones diplomáticas y consulares, la interrupción de las relaciones económicas, el corte total o parcial de las telecomunicaciones y, finalmente, la entrada de la fuerza armada.

Aunque no forman parte del Tratado firmado en 1947, México y Cuba expresaron su preocupación por el eventual uso de este mecanismo de intervención contra un país que sufre un bloqueo absoluto por orden de la Casa Blanca.

Chile y República Dominicana adoptaron una posición más contradictoria; porque aunque votaron a favor, sus respectivos cancilleres advirtieron su oposición a una intervención armada en la tierra de Simón Bolívar.

La aprobación de utilizar al TIAR tiene un primer inconveniente: La AN y sus actos carecen de validez porque que se encuentra en desacato desde 2016.

Si las decisiones del Parlamento legislativo tuvieran legalidad tendría que remitir la propuesta al presidente Maduro para que este dé su aprobación y posterior publicación en Gaceta Oficial.

El artículo 236 de la Constitución de Venezuela, en su cardinal 4, establece que son atribuciones y obligaciones del presidente «dirigir las relaciones exteriores de la República y celebrar y ratificar los tratados, convenidos o acuerdos internacionales».

Además, otra razón que aplica es este reciente acuerdo fue firmado entre los países miembros de la OEA, de la cual Venezuela no forma parte oficialmente.

Poco después de la decisión, Héctor Rodríguez, gobernador del estado de  Miranda y uno de los representantes del presidente Maduro en las negociaciones con la oposición, se refirió en una entrevista a Rusia Tuday  a la ¨belicista¨ decisión de un grupo de miembros de la OEA , que, a su juicio, generaría un desequilibrio en toda la región.

¨Nosotros claramente la rechazamos, creemos en la paz, creemos en el diálogo, defenderemos la soberanía de Venezuela, advirtió, a costa de cualquier situación y aspiramos a que esta escalada no continúe¨.

Rodriguez recordó la narrativa construida por Washington para atacar a Libia y como arrastró a parte de Europa a una intervención en la nación norteafricana, y los significativos resultados de la inestabilidad política en ese país para toda la seguridad de Europa y de Oriente Medio.

Destacó que ¨Venezuela representa un proyecto político claramente distinto a los intereses imperiales de EE.UU.¨ y al mismo tiempo este país suramericano ¨plantea el equilibrio de los polos de poder en el mundo¨, con las principales reservas petroleras del planeta Tierra¨.

¨Lo que vivimos ayer, precisó, es parte de esa agenda de bloqueo económico, de intento de intervención militar, de sabotajes internos para tratar de apoderarse de los recursos naturales de Venezuela y para tratar de colocar un gobierno que sea subordinado a sus intereses y que no plantee la construcción de un mundo multipolar¨

Para el analista internacional y experto en comunicación política, Arlenin Aguillón, con la supuesta reincorporación de Venezuela al TIAR se trabaja en construir un incidente que justifique una acción militar, según explica en un artículo titulado «El Momento ha llegado», en el que explica las condiciones previstas por Estados Unidos como hoja de ruta para supuestamente derrocar al chavismo.

La aplicación del TIAR rememora invasiones militares y masacres contra los pueblos de países que, paradójicamente, ahora apoyan que se use contra Venezuela: Guatemala 1954, Cuba 1961, República Dominicana 1965, Granada 1983 y Panamá 1989.

En ese contexto, el ministro de Relaciones Exteriores venezolano, Jorge Arreaza,  se pronunció ante la ONU en rechazo al bloqueo impuesto por Washington, el que continúa sumando víctimas en su nación.

En su intervención este jueves ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU en Ginebra, Suiza, instó a los Estados a condenar la unilateral medida impuesta por el gobierno de Donald Trump a su país.

«No debería haber un miembro de las Naciones Unidas (ONU) que imponga medidas coercitivas contra un pueblo y tampoco miembros del Consejo de Derechos Humanos que no lo condenen»,precisó el diplomático ante el pleno de este organismo internacional.

Arreaza mencionó nuevamente los efectos del bloqueo financiero, económico y comercial que la Administración de Trump hace efectivo contra su país. Destacó que son las poblaciones más vulnerables de este país los que sufren por la falta de acceso a alimentos y medicinas.

«No hay excepción para que Venezuela pueda comprar medicinas o alimentos», puntualizó el canciller, quien aseguró que los mismos Estados que apoyan el bloqueo, luego salen pidiendo «ayuda humanitaria» para su nación.

¨El objetivo es muy claro: hacer colapsar la economía, impedir que el Estado satisfaga las necesidades básicas de su población y promover un cambio de régimen por vía de la fuerza¨, señaló Arreaza en el Panel Bienal sobre Medidas Coercitivas Unilaterales y los Derechos Humanos.
Puntualizó que ese tipo de sanciones no aparece en la carta de Naciones Unidas, ¨pero a pesar de ello, el Gobierno supremacista y racista norteamericano las impone sobre Venezuela y otro países¨, reportan medios internacionales de prensa.

Al respecto, también señaló que el Gobierno Bolivariano junto a las agencias de la ONU trabajan en un plan que permita sortear estas medidas coercitivas estadounidenses, pero hasta ahora los Estados miembros del organismo internacional no han hecho sus aportes económicos¨.

«Cada vez que se ponen medidas coercitivas contra el Estado se genera un impacto en la población venezolana, con impacto en los más pobres… matan, generan sufrimiento, y luego se usan esas acciones para justificar una intervención», denunció el canciller suramericano.

Asimismo, Venezuela prevé entregar a la ONU más de 13 millones de firmas contra el bloqueo estadounidense, que impide la llegada a ese país de alimentos, medicinas y la salida de sus productos, como el petróleo, su principal fuente de divisas.

El ministro para la comunicación y coordinador de la jornada mundial ¨No mas Trump¨, Jorge Rodríguez, refirió que la decisión de la población venezolana ¨será llevada al 74 período de sesiones de la Asamblea General de la ONU el próximo mes.

Diremos al sistema de la ONU y al mundo entero que ¨Venezuela está de pie, que no se rinde y que es libre, independiente y soberana¨.

La jornada, de carácter mundial, recibe el apoyo de organizaciones sindicales y estudiantiles, partidos políticos y líderes internacionales.

*Publicado originalmente en Cubahora.cu