Nuestro Galeano para siempre

A un año de la muerte física de Eduardo Galeano

Nuestro Galeano para siempre

Este 13 de abril se cumple un año desde la muerte física del escritor uruguayo, Eduardo Galeano. Desde El Irreverente recorremos el trayecto biográfico y literario de este escritor comprometido con las luchas populares del mundo y sobre todo de Nuestra América.

Por Benjamín Alaluf

galeano-las-venas“Eduardo Galeano escribió más de 35 libros y cada uno sigue un hilo conductor: la lucha popular contra la explotación y la opresión. Galeano dedicó sus letras a la memoria popular y tomó partido en la batalla de las ideas, el partido del socialismo. Siempre soñó con una América Latina unida, soberana, socialista y sin explotación y opresión de ningún tipo. Apoyó a la Revolución Cubana, la Revolución Sandinista y la Revolución Bolivariana y otras conquistas sociales de los pueblos latinoamericanos. Su último acto político fue firmar la contra el decreto de Obama que sancionaba a Venezuela”.

Nacimiento y juventud

El 3 de septiembre 1940, nace Eduardo María Hughes Galeano en Montevideo, Uruguay, en el seno de una familia de clase alta y católica. De su madre tomó el apellido, Galeano porque era más fácil de pronunciar en castellano. A los 14 años, empezó a mandar sus primeras caricaturas políticas al periódico socialista, El Sol. Durante su juventud trabajó en varios oficios como obrero de fábrica, pintor, dibujante, mensajero y cajero de banco.

El escritor comprometido

En 1960, empezó su carrera como periodista y trabajó como editor de la revista política, Marcha, donde conoció a otras figuras latinoamericanas como Mario Benedetti y Mario Vargas Llosa. Además, trabajó como editor de la revista, Época. Después de 4 años de una investigación ardua, se publicó su obra más leída y celebrada ”Las venas abiertas de América Latina”. Publicado en 1971 y conocido como “La Biblia Latinoamericana” es un recorrido de la explotación económica de las Américas desde la llegada de Colón hasta la dominación política y explotación de los Estados Unidos en los 70.

Galeano escribe sobre la explotación desde una perspectiva marxista y vinculada a la Teoría de la Dependencia, cuya tesis principal es que los países del Tercer Mundo proveen las materias primas a los países del Primer Mundo a muy bajos costos para que estos últimos tengan un estándar de vida mucho más alto pero que es inalcanzable para los países pobres que dependen de los capitales extranjeros. Dos años después, es exiliado Galeano y se radica en Argentina por la publicación de su libro. Ahí es cuando escribe, Vagabundo y otros relatos (1973), una colección de cuentos de niños cuyos padres y madres son presos políticos.

En 1976, hubo un golpe en Argentina y se prohibió Las venas abiertas de América Latina en este país, Chile y Uruguay durante las dictaduras militares. Galeano se exilió nuevamente a España donde viviría por casi 10 años, pero siempre con los ojos puestos en Latinoamérica.

Escribió la trilogía, Memoria del fuego (1982-1986), en el exilio. La trilogía, considerada como su segunda mejor obra y escrita en orden cronológico, relata las historias de las luchas populares en las Américas desde las luchas indígenas hasta la resistencia popular a las dictaduras militares en los 80, cuando termina en 1985.

En términos literarios es muy diverso ya que el escritor utiliza poesía, ensayo y prosa para contar las historias. Dijo una vez, “soy un escritor que quisiera contribuir al rescate de la memoria secuestrada de toda América, pero sobre todo de América Latina, tierra despreciada y entrañable.”

Otras obras destacadas son Patas arriba, la escuela de mundo al revés (1998), que utilizando la misma metodología de Memoria del fuego, cuenta la consecuencias del capitalismo salvaje a fines del siglo xx. Espejos (2008), cuenta la historia de la humanidad a través de relatos diarios y desde la perspectiva de los/las oprimidos/as y los/las explotados/as.