Mujeres rebeldes, mujeres en lucha

Aracely Victoria Romo Álvareznació el 13 de marzo de 1962, en una humilde población del sur de Santiago. Hija de un obrero mueblista y una madre obrera tejedora, formaba parte de una alegre y numerosa familia.   

Desde niña se destacó por su capacidad para organizar y contar con una aguda visión crítica de la realidad. Buena lectora y conversadora, querida por sus cercanos. Comenzó su andar en las comunidades cristianas de base. En 1980, se integra a militar en el Movimiento de Izquierda Revolucionaria. 

Participa en el grupo cultural “Amuley” y luego a la “ACEJU”, se suma a la formación del CODEM (Comité de Defensa de la Mujer) junto a su madre, Marta, y otras mujeres de distintos sectores de Santiago. A sus 17 años integra activamente en la formación de la Coordinadora Caro-Ochagavía. Ese año, su hija tenía un año de edad.  

El año 83’, a principios de las primeras protestas, Aracely decide enfrentar a tiempo completo y frontal, la lucha contra la dictadura. Eran tiempos duros, en donde muchos la recuerdan recorriendo a pie las poblaciones, preparando la protesta, caminando con su hija a la cadera camino a un punto. Producto de su acción, la represión estaba cada vez más pisándole los talones, allanan su casa una noche en que no se encuentra. Y es ahí cuando se comienza a preparar su salida del país en el año 1985. Luego retorna clandestinamente a Chile. 

Esta mujer, militante, luchadora, dirigente y combatiente ejemplar, muere un día 5 de noviembre de 1988, en una “explosión” en el cerro Ñielol junto a su compañero Pablo Vergara Toledo. 

Arcadia Patricia Flores Pérez, nació en 1954, hija de Fidel Flores y Julia Pérez, su hermano mayor era Julio. De niña estudió en las monjas de María Auxiliadora, en Antofagasta. Arcadia ingresó a pedagogía en inglés en la Universidad del Norte en 1973, luego se trasladó a periodismo en la Universidad de Chile. Se vinculó al Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) al que ya pertenecía su hermano Julio. El golpe cívico-militar, la encuentra en Antofagasta. 

En enero de 1975la casa de sus padres fue copada por agentes de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINA) encabezados por Osvaldo Romo. Buscaban a Julio, pero mientras lo esperaban mantuvieron a la familia como rehén. Arcadia, con sus 20 años, quedó marcada para siempre por la rabia y la impotencia que se llevaran a su hermano. Julio está desaparecidos desde el 10 de enero de 1975. 

Arcadia, soñó de niña con ser periodista, pero el destino la convirtió en protagonista de acciones armadas de propaganda contra la dictadura. En su corta vida sólo ejerció el periodismo de combate. Murió el 16 de agosto de 1981, acribillada a los 27 años, en su casa de Santa Petronila 644, Quinta Normal. 

Ana Luisa Peñailillonació el 31 de octubre de 1950 en la ciudad de Tomé, hija de Emma Parra Rojas y Alfonso Peñailillo Fierro, hermana de Alfonso y de Eugenio. Estos tres hermanos fueron criados y educados sacrificada y abnegadamente por su padre don Alfonso y los afectos y cuidados de su Tía Agustina, debido al prematuro fallecimiento de su Madre víctima de un tumor cuando los tres eran aún niños. El año 1969, se muda con su familia a la que sería su residencia definitiva en la Población Miraflores, en la ladera izquierda de la subida por Frutillares hacia Dichato. 

Era una excelente alumna, en la primaria recibió diplomas y reconocimientos de la directora de la Escuela y del Rotary Club de Tomé siendo elegida como la mejor compañera, ésta sería durante toda su vida una de sus características principales, reconocidas hasta por personas que no profesaban sus ideas políticas. Cursa la enseñanza Secundaria en el Liceo Coeducacional de Tomé Vicente Alberto Palacios. 

Ana Luisa fue una mujer brillante, culta, apasionada, eficiente, crítica y fraternal que ejerció su carisma de líder integral desde muy temprana edad. Ana Luisa vivió el dolor de la contradicción de sentir que ella estaba aportando a la construcción de un mundo mejor para todos los hijos y todas las hijas y no poder disfrutar de cuidar ella personalmente a Vania, su propia hija. 

Fue detenida el 4 de agosto de 1979 y posteriormente condenada a 3 años y un día. Pero, salió antes. La presión de la solidaridad internacional obligó a la dictadura a dejarla ir. Desarrolla trabajo por Chile en Europa y luego va a Cuba por tratamiento médico. Se prepara para retornar. No se sabe la fecha de su retorno clandestino. 

Ana Luisa, junto a Juan de Dios, ambos militantes del MIR, sufrieron los efectos de una explosión. Esta habría dejado intacta a Ana Luisa, pero afectó las extremidades a Juan de Dios. Se los llevaron vivos no se sabe dónde. El certificado de defunción dice que murieron en el Servicio Médico Legal de Valparaíso. No se les practicó autopsia.  

*Extractos de Memoria viva y Ceme.