La incompleta biografía de un imprescindible (1926-2016)

ESPECIAL FIDEL

Fidel Alejandro Castro Ruz nació en Cuba, localidad de Birán, el 13 de Agosto de 1926.

Sus primeros años se desarrollaron en el seno de la familia conformada por la hija de inmigrantes españoles Lina Ruz y el inmigrante gallego, Ángel Castro. Ambos de origen humilde y que lograron alcanzar una posición económica acomodada en el sector campesino cubano.

La vida escolar la vivió desde sus años de educación básica en la escuelita de Birán, luego se trasladaron a Santiago de Cuba, donde cursó en Colegios de corte religioso hasta su ingreso a la Universidad de La Habana el 4 de Septiembre de 1945. En esta, además de estudiar derecho, se inicia a la vida política, desempeñándose como delegado de curso y posteriormente como delegado de la Federación Estudiantil Universitaria (FEU).

Marcado fuertemente por las realidades de Latinoamérica y Cuba, participa en el movimiento opositor al dictador Dominicano Rafael Trujillo (1947) y, en 1948, en Colombia es testigo cercano a los hechos que significaron la muerte del candidato presidencial Jorge Eliécer Gaitán (Bogotazo). En suelo cubano en Junio del año 1952, se presenta como candidato independiente por una circunscripción de la Habana a la Cámara de representantes al Congreso Cubano, pero las elecciones no se llevan a cabo debido al golpe de Estado de Fulgencio Batista.

Comprendiendo, ya en esos años, que el camino institucional de aquella Cuba no permitiría los cambios que un amplísimo movimiento político y social clamaban, forma parte del heroico contingente de jóvenes que un 26 de Julio de 1953, se atrevieron a emprender el asalto al Cuartel Moncada. La rotunda pero a su vez relativa derrota militar, que significó la tortura y muerte de la mayoría de los participantes y la encarcelación del resto, fue transformada en un significativo triunfo moral frente al pueblo cubano y al mundo por el genio político del joven Fidel.

“Condenadme, no importa…la historia me absolverá”, fue la frase que selló el discurso de defensa de Fidel ante los tribunales que lo condenaron a la pena de 15 años de cárcel y que, a la postre se convertiría en el documento histórico que obligaría al régimen, producto de la presión nacional e internacional, a liberar a los combatientes.

Organizada desde México, la lucha guerrillera y la unidad de todo un pueblo hacia la causa común: derrocar a la dictadura. Pisa tierra cubana la expedición de 81 rebeldes el día 5 de Diciembre de 1956. Sorprendidos por el ejército del dictador, son reducidos a 21 combatientes con vida. No obstante aquel revés, el Comandante Fidel reafirma su creencia absoluta en la victoria final.

Con la lucha de la fuerzas guerrilleras de los que venían en el Granma, y el amplísimo apoyo de la lucha armada en la ciudad, más el pueblo decididamente movilizado, el 1 de enero de 1959 se produce la estrepitosa y definitiva caída del oprobioso régimen dictatorial de Batista.

Se inicia a partir de entonces la epopeya heroica de un pueblo por alcanzar su independencia, autodeterminación y dignidad. La búsqueda de su propio destino e identidad con los valores, principios y necesidades de los pueblos hermanos.

Imposible es escribir en pocas líneas seis décadas de la historia de un país indisolublemente ligada a la historia de un hombre y viceversa. Solo quedan algunas frases que puedan tratar de resumir vanamente la grandeza de un ícono de la historia de la humanidad: Revolución cubana y Fidel Castro Ruz, ejemplo inmortal de dignidad, sacrificio, lealtad, generosidad valentía, consecuencia y por sobretodo amor a la humanidad.