La construcción de una fuerza sindical en el movimiento honorario

Por Francisca ValdésSindicato de Honorarios de la Municipalidad de Cerro Navia 

Los trabajadores y trabajadoras a honorarios del estado nos hemos movilizado, en rechazo a la obligatoriedad de cotizar, desde el año 2014. El motivo de esto, tiene que ver con un problema de fondo del trabajo a honorarios: el no reconocimiento de nuestra relación laboralLos honorarios hemos dicho «sin derechos laborales, no cotizo»Hoy, el Estado se niega a reconocernos como trabajadores públicos y, con esto, se ahorra dinero en cubrir derechos laborales básicos de los cuales debe hacerse cargo. 

Los honorarios, hemos decidido luchar contra la precariedad laboral, ejerciendo nuestro derecho a organizarnos y dotarnos de los instrumentos que, como clase trabajadora, consideramos más adecuados para defender nuestros derechos e intereses. En este contexto, luego de una exitosa movilización auto convocada, en Santiago, en enero del año 2018, decidimos constituir la Coordinadora Metropolitana de Trabajadores y Trabajadoras a Honorarios, la que, recogiendo la corta pero pedagógica experiencia de lucha de los honorarios, ha decido tomar definiciones que hoy consideramos fundamentales, para no volver a cometer los mismos errores y dar peleas que nos vayan permitiendo victorias, en beneficio de las necesidades de nosotros como trabajadores y trabajadoras. 

Nuestros principios 

Nos regimos por una perspectiva de clase. Es decir, nos entendemos como parte de la clase trabajadora, representando los intereses de ésta y luchando por nuestros derechos como honorarios. Practicamos la independencia de clase y la autonomía sindical, económica y políticamente, tanto en la toma de decisiones y formas organizativas, como en los métodos de lucha. La democracia sindical es nuestro método para la toma de decisiones, considerando las discusiones y la participación de las bases como elementos centrales en la construcción de un movimiento con fuerza y capacidad de movilización. Ejercemos la solidaridad, entendida como apoyo concreto a nuestras luchas y otras luchas. Por último, nos hemos dado a la tarea de construir un sindicalismo anti patriarcal, denunciando la discriminación de género y rechazando toda práctica machista en el ambiente laboral y sindical.  

Asimismo, como coordinadora entendemos que la lucha contra la cotización obligatoria, y otras luchas, requieren de coordinación a nivel nacional. Es por ello que mantenemos un trabajo de colaboración con otras regiones y sectores de honorarios organizados, y seguiremos en ese camino para dar una lucha conjunta. 

Nuestras acciones 

Sin embargo, también, hemos decidido no entramparnos sólo en la lucha inmediata, sino pasar a ser un aporte en las discusiones políticas y problemas de nivel estratégico al interior del mundo sindical. En este sentido, nuestro norte será consolidar una organización fuerte, con propuestas en el plano reivindicativo y político, comenzando con demandar un contrato único con el Estado, poniendo fin a los honorarios, contratas y todo tipo de precariedad laboral.  

Algunas de las principales acciones que, hoy, la coordinadora está realizando son: apoyo en el levantamiento de sindicatos; charlas sobre cotización obligatoria; seminarios y foros; apoyo en luchas propias y de otros sectores sindicales; coordinación nacional con sindicatos a honorarios; participación en mesas de negociación con el gobierno; y elaboración de material de difusión de la problemática de los trabajadores y trabajadoras a honorarios, entre otros. 

¡Ante la precariedad, honorarios a luchar!