Con la biblia y la espada

Por Eduardo García, Araucanía Informa.

Desconocida para algunos/as, conocida para otros/as y escondida por la ya a estas alturas minoría, la aparición de la iglesia católica no es la de una mera creencia o religión, sino que marca hitos relevantes para todo el mundo y aún más en nuestra América.

La política de convencimiento, doctrina y adiestramiento, “bíblico” acompañado de violencia explícita y contundente para de a poco intentar matar cualquier tipo de otra creencia profesada y mantenida desde antes por los pueblos originarios de la zona, la política biblia espada que avanzaba por Europa fue la misma que llegó acá, donde torturas, matanzas, violaciones eran parte del dia a dia, todo esto en nombre de DIOS, el mismo que las “santas escrituras” dicen que pregona paz, solidaridad, valentía, comprensión, todo esto representado en la tierra por su hijo Jesús.

Y es que la interpretación y el medio son cuestionables para todos menos para esa oligarquía de antaño y que se mantiene atrincherado allá arriba, en el dinero, el poder, la explotación, la moralina y la injusticia.

El 17 de enero del presente año el Papa Francisco se dirigió a la Araucanía para hablar de su postura ante los pueblos originarios, el “caliente” ambiente que recibía al Papa en el Wallmapu era uno que días antes era testigo de diversos ataques incendiarios que tuvieron su punto álgido en la noche y madrugada previa al aterrizaje de Francisco en el aeropuerto de Freire, quemas de iglesias, incendios en predios aledaños al aeropuerto, enfrentamientos a bala en fundos entre otras acciones esperaban una convulsionada jornada.

4500 fueron los efectivos de refuerzo para la capital regional de la novena región, cerca de 10 helicópteros, nuevos autos blindados, exageración de civiles y más, era la paz que nos daba Francisco.

Cerca de las 09:30 el representante del Vaticano piso suelo araucano donde fue recibido por autoridades las cuales correspondían al protocolo, además de niños quienes entonaron canciones y otros saludaban, la llegada muy resguardada por contingente policial duró cerca de 10 minutos y de ahí en más si dirigió al ex aeropuerto de Maquehue donde tenía pronosticada una misa masiva, masividad que esperaba en primera instancia cifras sobre 800 mil, bajó después a 450 mil y finalmente se estimaron 200 mil las personas que estuvieron ahí lugar donde bajo excesivo efectivos represivos se hablaba de integración, paz y solidaridad, paralelo e irónicamente a la paz que era el lema del evento, en comunidades aledañas se reprimía y se allanaba  con armas de guerra.

La jornada avanzaba y el hombre vestido de blanco se dirigía hacia el norte de Temuco en el camino una esperanzada Machi Linconao  tenía la idea de entregar una carta, la desconfianza y la paranoia de la seguridad en general no dejo ni acercarse a la mujer mapuche.

En la vuelta de Francisco al aeropuerto se comenzaba a desprender análisis de visita en la cual los argumentos que más “pegaban” era la inconsistencia entre la palabra y los hechos de un papa e iglesia que más sabe de engaños que de veracidad y paz.

La paz ante la construían con espada hoy con balas y pedofilia.