Con Juan Pablo en la memoria los trabajadores marchan hacia la victoria

Por Marcela Cornejo

Pasadas las siete de la tarde comenzó una masiva marcha en homenaje al luchador sindical Juan Pablo Jiménez quien fue asesinado hace cuatro años, en circunstancias aún no esclarecidas, cuando preparaba una denuncia por abuso patronal contra la empresa AZETA de la cual era representante de los trabajadores.

En la investigación, inicialmente se acusó que una presunta bala loca sería la que lo habría dejado sin vida, sin embargo en diligencias posteriores la familia y el equipo jurídico lograron esclarecer la trayectoria del proyectil, que deja sin uso esa hipótesis.

Cada año se congregan en la Plaza de Armas de Santiago, sus compañeros de sindicato, su familia y cientos de militantes de organizaciones y sindicales, que recuerdan la lucha de Juan Pablo contra el subcontrato y las reivindicaciones de los trabajadores.

La marcha recorrió por la calle Compañía para luego avanzar por el Paseo Estado, siguió por Agustinas y Mac Iver hasta la Alameda con Santa Rosa, donde los manifestantes cortaron por breves momentos la principal avenida de la capital.

Rápidamente se hicieron presentes un fuerte contingente de la policía que con el uso de carros lanzaaguas, cortaron la vereda sur de la Alameda y arremetieron con fuerza contra los manifestantes. Más de diez detenidos fueron reportados.

Esta masiva y combativa manifestación da inicio a las luchas venideras de este 2017, donde en contraste con el circo electoral presidencial las luchas y movilizaciones sociales no darán tregua a las promesas de la clase política ni a las ilusiones de los reformistas que hoy convocan a participar en las elecciones.