Huelga de Walmart: Lecciones que deja está primera gran batalla de los y las trabajadores del retail

Por Prensa Irreverente

La huelga de más de 17 mil trabajadores y trabajadoras de la cadena multinacional Walmart, marcó el inicio de una nueva forma de organización y de movilización en el mundo del retail. 

Los Sindicatos de los supermercados LideraCuentaLider Express lograron un acuerdo con la empresa, que inicialmente se negó a negociar los puntos propuestos por los y las trabajadores, teniendo que ceder luego que se desarrollará una Huelga de seis días a nivel nacional. 

Si bien, el conflicto concluyó con algunas diferencias entre la dirigencia y las bases, no es menor destacar la alta convocatoria, movilización y el trabajo desarrollado en Redes Sociales, producto del cual, el país conoció de una Huelga silenciada en los medios de comunicación tradicionales, que jugaron su clásico papel de desprestigiar este movimiento sindical. 

La orquesta mediática, como ya acostumbra, se cuadró con los empresarios. Primero no informando de lo que pasaba en esta movilización, en la previa de la huelga, y luego atacando a los y las trabajadoras, mostrando a la empresa como la sensibilizada y dispuesta a negociar, y por otro lado a la dirigencia como intransigente y al choque. Gracias a la certera campaña realizada en Redes Sociales por cada trabajador y trabajadora, el país se enteró del conflicto y solidarizó en cada local donde estaban movilizados. 

Si revisamos en detalle este proceso, uno de los aspectos más relevantes de esta movilización radica en la posibilidad que le dio, a la dirigencia del Sindicato Interempresas Líder, la activa participación de sus asociados. La coordinación e iniciativa de los y las trabajadores en la difusión de la inminente Huelga, en las Redes Sociales, obligó en una primera instancia, a que la empresa se viera compelida de sentarse a negociar. Luego, tras una votación de las bases sobre la primera oferta de la empresa, donde ésta fue rechazada, puso a la cadena más grande del retail de alimentos contra la pared. 

Unos 140 locales paralizados y 17mil trabajadores lograron en seis días, no solo parte de las demandas presentadas, sino que sensibilizar sobre las duras condiciones de los y las trabajadoras del retailademás alcanzar la solidaridad de la sociedad que se plegó a la campaña de no comprar en esta cadena de supermercado, imprimiéndole millonarias pérdidas, no solo en los seis días de huelga, sino en las semanas que duró el conflicto.   

Automatización y multifuncionalidad 

Dentro del petitorio de los y las trabajadores de esta cadena empresarial, en el ítem de la multifuncionalidad, no se logró descartar esta categoría de las funciones, sino que se valoró en un 3.5% de reajuste anual, al que solo es posible acceder si él o la trabajadora, acepta esa condición laboral. El acuerdo contempló, además, un bono por movilización, reajuste de sueldo base en un 5.1%, capacitación para reconversión y mayor empleabilidad, además de un bono por término de conflicto. 

En cuanto a la automatización, que es uno de los temas más sensibles del desarrollo tecnológico que están implementando cadenas, no solo de supermercados sino del retail en general, no quedaron clarificadas ni garantizada la adaptabilidad. Esto mantiene en peligro más de 7mil puestos de trabajo, solo en este gigante del retail. 

La sensación de que la dirigencia fue cooptada y no utilizó de manera inteligente su potencial, es parte de las críticas que surgieron posterior al conflicto. El presidente del Sindicato Interempresas de Líder (SIL) Juan Moreno, declaró luego de anunciar que aceptaban la oferta de la empresa “porque la movilización no se podía sostener por más tiempo”. Otra de las críticas que emergieron de parte de los asociados fue la falta de democracia de parte de sus dirigentes, que terminaron negociando y acordando un petitorio inconsulto a sus bases, en la última etapa de la negociación. 

Sin embargo, para quienes vivieron este proceso desde afuera, la Huelga de este Sindicato marcó la pauta para las y los trabajadores de las otras grandes cadenas de retail en el país, que hasta ahora no han logrado unir a todas sus organizaciones sindicales y tampoco poder negociar colectivamente unidos.