Gerardo Varela a Educación: Mercantilización, Neoliberalismo y Movimiento Estudiantil

Por Jaime Ahumada – Presidente Federación de Estudiantes Universidad Alberto Hurtado (FEUAH)
y Nicolás Campos – Secretario General Federación de Estudiantes Universidad Alberto Hurtado (FEUAH) 

23 de enero de 2018 y Piñera expone su gabinete al país. Las y los estudiantes de Chile, algunos más expectantes que otros, esperábamos atentos a quien sería el nuevo ministro de Educación. Gerardo Varela es el nombre, a primeras luces un nombre alejado de la política y de lo que se suponía será el común denominador del nuevo gabinete de la derecha, y por sobre todo, para la cartera de Educación, la cual ha sido más que un desafío para los ministros de la última década; “un fierro caliente” como algunos la han querido llamar.


Varela es un abogado, “independiente” en el mundo político. En materia educacional destaca que fue parte del directorio de “Escuelas Para Chile”, así como que en la actualidad es miembro del directorio de EducaUC, sin embargo por lo que más ha destacado en la palestra pública es debido a su faceta de columnista. Hace un tiempo lanzó una columna de la cual es posible comprender lo que este sujeto  entiende por educación. Y que es justamente lo preocupante y a tener en consideración en el nombramiento del nuevo ministro. Este plantea una férrea defensa a la educación de mercado, expresando en términos simples que a la educación se le puede entender como un bien de mercado ya que cuesta dinero, no obstante, asegura que al mismo tiempo, es un “derecho” ya que reside en el tan vanagloriado concepto de libertad de elección del cual los neoliberales han argumentado cada vez que se plantea la discusión por parte de los movimientos sociales. ¿Qué podemos pensar al respecto? Nada más y nada menos, que quien hoy encabeza el ministerio de Educación es un liberal de tomo y lomo, que con argumentaciones vacías y confusas intenta homologar la discusión más política que ha planteado el movimiento estudiantil, en la dicotomía derechos sociales versus mercado, con los preceptos del neoliberalismo. No hay victoria más grande para la contraofensiva neoliberal que entender la posibilidad de intercambio monetario como un derecho.


En este sentido, creemos que la posición que como estudiantes y pueblo de Chile ante el nombramiento de Varela como ministro de Educación no tiene que ver con la línea que argumentaba Josefina Canales, presidenta de la Federación de Estudiantes de la Universidad Católica (FEUC) quien centraba su crítica en el hecho de que Varela no estaba relacionado al mundo de la educación, ya que es abogado. ¿Es sustancial este hecho? Creemos que no. ¿Si fuese doctor en educación cambiaría en algo si Piñera es quien lo elige? Muy poco en realidad. Lo sustancial está en las ideas y en la concepción de Educación que se tiene por parte del bloque en el poder y por sobre todo el nuevo ministro: El lucro como una realidad legítima, y en definitiva, la mercantilización como la naturaleza propia de los derechos sociales.

Como estudiantes no debemos olvidar que la derecha chilena utiliza como un argumento constante para frenar las demandas del movimiento estudiantil y de los movimientos sociales en general, que estas tienen un carácter ideológico, presentándolo como algo intrínsecamente negativo. Esta satanización de la ideología encuentra su razón en la naturalización de la razón neoliberal, de la razón supuestamente técnica, por sobre la razón política. Es bajo esta premisa que el nuevo ministro Varela fue electo, y bajo la cual este no solo dilatará las distintas demandas estudiantiles mediante la economización y tecnificación de la discusión, sino que además buscará plantearlas como irrealizables y poco convenientes. La discusión técnica respecto a los derechos sociales dentro del marco del neoliberalismo, estrategia profundamente ideológica, siempre será una piedra de tope para estos, ya que sus demandas y reivindicaciones son profundamente políticas, y el protagonismo de la discusión debe encontrarse en aquella arista. Los y las estudiantes de Chile sabemos que los obstáculos técnico-burocráticos para un nuevo sistema educativo son ficciones creadas por el gobierno, y que respecto al financiamiento, todo el dinero necesario existe, y está en los impuestos robados por los empresarios, por las Fuerzas Armadas, por ejemplo; en la Ley Reservada del Cobre, así como también en los sobresueldos de los principales burócratas estatales.

En resumidas cuentas, la elección de Varela como ministro de Educación es un recordatorio para todas las y los estudiantes de Chile respecto al verdadero sentido del movimiento estudiantil y del movimiento por la educación: un nuevo modelo educativo que responda a las demandas del pueblo y sus comunidades. Este nuevo modelo no vendrá de la mano de ninguna reforma impulsada por ningún gobierno -como ya nos hicieron ver los rotundos fracasos en la incidencia de las reforma a la educación superior y a la reforma de universidades del Estado-, por lo que tampoco es pertinente gastar nuestras energías en estas instancias, que nulos frutos nos han rendido. Del mismo modo, debemos ser capaces de sacar la demanda de la exclusividad del financiamiento, que si bien es una arista importante, no es la única. Se debe llevar el foco a la educación que queremos, e igualmente importante, al por qué la queremos. Esta problematización y estos avances solo los podremos lograr a cabalidad mediante dos vías: la instalación de dichas demandas en la agenda pública, mediante la movilización y el posicionamiento discursivo, y mediante el ejercicio de organización de nuestras comunidades educativas, y no por el fetiche de la organización como respuesta reaccionaria a la contraofensiva Estatal y/o mercantil, sino para poder comenzar a perspectivar el desarrollo de nuestras casas de estudio en perspectiva proyectos educativos transformadores, que se vuelvan dinamizadores del cambio social que Chile hace años espera.