Ernesto Banda, secretario de la Federación Coordinadora del Transantiago: “Con la unidad de los trabajadores/as logramos quebrarle la mano a la empresa”

En el marco de las luchas de los trabajadores para conmemorar un nuevo  de Mayo clasista, entrevistamos a Ernesto Banda, secretario del sindicato Sintrans Deposito Pajaritos, trabajador del Transantiago, para que cuente los conflictos que han vivido en el último tiempo y nos de su perspectiva de las luchas para este 2018. 

Por Equipo Prensa Irreverente 

Ernesto, ¿nos podrias contar en qué condiciones desarrollan hoy su trabajo los trabajadores del Transantiago? ¿Cuáles son los mayores abusos que han enfrentado por parte de los empresarios?  

La verdad es que las condiciones laborales de todos los trabajadores y las trabajadoras del Transantiago están en un retroceso, cada vez, más evidente y vemos que a través de los años van empeorando cada día más. Los gobiernos de turno y la clase empresarial se cuadran cada día mejor para impedir que los y las trabajadores podamos unificar una idea que represente los intereses de la fuerza productiva. Mantienen sueldos inferiores al costo de la vida, obligando al trabajador a doblegar su horario de trabajo, restando horas al descanso y recreación.  

Uno de los motivos para el cambio en el transporte público, fue la mala mantención de los buses. Hoy en día, es parte del paisaje santiaguino ver las máquinas en panne. Se dijo que estas máquinas se renovarían cumpliendo su vida útil, y hoy escuchamos a la ministra, señora Gloria Hutt, postergarlo hasta terminar las modificaciones de la licitación, como si la seguridad y necesidad de todos los y las trabajadores y usuarios de usar un buen transporte público sea un capricho. Todo el camino recorrido a través de la historia por elevar las condiciones de los trabajadores y las trabajadoras, se va a la basura por darle prioridad al sentido productivo, y mayores ganancias a los empresarios. 

Cuéntanos del conflicto que tuvieron cuando les quitaron las “van” y cómo lograron ganarlo… 

En el mes de marzo de este año, en el depósito de Pajaritos, sufrimos el matonaje de la empresa al sacar el beneficio de transporte interno de las 23:30 horas, el cual nos permitía llegar a nuestros hogares. La empresa aludió que, para ellos, era más importante terminar las franjas nocturnas que las trabajadoras y los trabajadores. Ante el descontento masivo llamamos a una reunión transversal. Acudimos solo 2 de 5 sindicatos, pero nuestra fuerza se basa en las trabajadoras y los trabajadores. Procedimos a las acciones. La mañana del denominado súper lunes de marzo se pintaron máquinas con las demandas, nos desplazamos a distintos puntos de la ciudad, juntamos más de 130 firmas de trabajadores exigiendo la vuelta de la van. Tras estas acciones la empresa nos llamó a una reunión en la cual nos informaron que se mantendría este servicio.  

Sentimos que con la presión, realizada por la unidad de los trabajadores/as, logramos quebrarle la mano a la empresa, y esto fue solo gracias a la unión de todos los trabajadores y trabajadoras, y creemos que no existe otro camino. 

En el escenario político actual, ¿cuáles son los desafíos que enfrentan los trabajadores del Transantiago para este año? 

Creemos que estos auténticos representante del capitalismo que están en el poder sólo reforzarán lo que la Concertación no fue capaz de cambiar. Por el contrario, dejó una ley del trabajo que dificulta la orgánica de los trabajadores/as, y su filosofía es atomizar a los trabajadores/a, por lo tanto, más que nunca se nos hace necesaria la unidad de los trabajadores. El Transantiago, como lo decimos, es un pozo de plata a disputarse entre los bárbaros.  

 ¿Cómo ves la lucha por un petitorio de demandas comunes para todos los trabajadores, que incluya un transporte público estatal? 

La solución definitiva está en estatizar el transporte público, donde la inversión del dinero de todos los chilenos quede en los chilenos y se amplíe la oferta laboral, dando seguridad y calidad de un buen servicio. Pero, el vocero histórico del capital negrero, El Mercurio, en una editorial del 25 de marzo 2018, pública un rechazo a la estatización, porque los trabajadores organizados son peligrosos, frase histórica incluso para justificar masacre. 

Nuestra labor, como dirigentes clasistas,  sólo tiene un horizonte y este es la unidad de todos los trabajadores y trabajadoras del Transantiago, invitando a todos a presentar un solo petitorio y defendido por todos los trabajadores y las trabajadoras.