Entrevista a Amanda Luna Cea, vocera de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES): “A este gobierno le importan las políticas públicas para reprimir y violentar no para resolver”

El 20 de septiembre del presente año el gobierno anuncia su “gran medida” en educación enviando al congreso su proyecto de ley denominado “Aula Segura”. El impacto mediático con el que se enfrenta el debate llama a todos los parlamentarios a aprobar de forma transversal un proyecto que en su presentación hacía referencia a los “Estudiantes delincuentes” que deben ser expulsados de forma inmediata o en el menor tiempo posible de la comunidad escolar. El gobierno en su insistencia de que aprobar el proyecto de forma rápida fue cambiando la urgencia con la que se discutía en el congreso, esto debido a que los actores que le afectaba directamente la medida comenzaron a salir a rechazar el proyecto ya que solo venía a criminalizar a los estudiantes secundarios porque era una medida arbitraria que se estaba imponiendo como regla general a todos los liceos por situaciones particulares de 7 liceos de Santiago Centro. Las y los estudiantes secundarios se organizaron para enfrentar este proyecto porque el impacto que puede tener la aprobación de éste en las comunidades educativas es institucionalizar la represión hacia los estudiantes movilizados en las mismas comunidades educativas. El equipo de Prensa Irreverente entrevistó a Amanda Luna Cea, vocera de la Asamblea Coordinadora de Estudiantes Secundarios (ACES) para saber qué opinan los y las estudiantes respecto al proyecto. 

Prensa Irreverente (PI): Amanda, Hemos visto a los estudiantes oponerse a este proyecto. ¿En qué basan su crítica? 

Amanda: “Nuestra crítica se basa principalmente en que este no es un proyecto que venga a resolver la violencia, sino que es un proyecto que busca criminalizar a los estudiantes secundarios del país. El gobierno nunca ha mostrado una posición de resolver los problemas importantes y pone como gran debate educativo una ley que no responde absolutamente a ninguna demanda del movimiento estudiantil, parece ridículo que la Ministra de Educación y el Ministro del Interior estuvieran durante un mes completo operando como si fuera la gran reforma educacional. La reflexión que nos deja es que el gobierno quiere reprimir y criminalizar, este proyecto es para eso, para apuntar con el dedo a las y los estudiantes secundarios del país poniendo en la imagen pública como si fuéramos los delincuentes más peligrosos de Chile. En síntesis, es un proyecto que sigue reproduciendo la violencia que ejerce este modelo y el estado, en ningún caso viene a resolver un problema, es un intento más de perseguir a los movimientos sociales como lo intentaron con la Ley Hinzpeter en su gobierno anterior”. 

PI: El Alcalde de Santiago ha levantado una campaña mediática para mostrar a estudiantes como delincuentes. Lo hizo con el video del INBA y ahora aparece este reportaje de Canal 13.  ¿Qué opinan ustedes de este manejo en los medios y las redes? 

Amanda: “Primero creemos que es un show mediático porque están desesperados por tensionar la votación del proyecto. El alcalde de Santiago ha sido parte de esto mostrando solo una cara de las cosas, claramente el Alcalde no mostró cuando carabineros nos ha sacado la cresta en los liceos, cuando han abusado sexualmente de compañeras o cuando ha habido lesiones graves por su actuar dentro y fuera de los liceos. El show tenía que hacerlo para justificar la supuesta importancia de este proyecto, que los parlamentarios de oposición no pudieran tomar una opción distinta y ganar el apoyo de la gente, porque de otra forma no tenían cómo sacar adelante esta ley. Con respecto a los medios de comunicación nos parece que existe una falta de ética gigantesca y que claramente trabajan en coordinación con mediatizar el show que el gobierno decida poner en la agenda. El gobierno y la derecha han ocupado las redes de forma coordinada y generando un clima de hostilidad que es el mismo que supuestamente están condenando con este proyecto de ley. Los medios de comunicación terminan cumpliendo un rol de extensión de los más poderosos del país que a su vez son quienes los financian, por tanto, exigir imparcialidad es algo difícil si es quién te da de comer, pero también creemos que los periodistas tienen un rol que cumplir y debe ser públicamente condenado cuando uno de ellos decide mentir descaradamente en televisión violando la privacidad de niños y niñas, creemos que eso es antiético”. 

PI: Ustedes respondieron a la invitación al congreso donde se debatirá el proyecto. ¿Por qué la rechazaron? 

Amanda: “Son varios los elementos que nos llevan a rechazar la invitación pero la principal es a raíz de la siguiente reflexión ¿Quién es el congreso para decidir por sobre las comunidades educativas lo que deben o no hacer para resolver sus conflictos internos? A raíz de esta reflexión es que armamos nuestro comunicado que lo enviamos como respuesta a la comisión de educación del Senado. No solo rechazamos de fondo el proyecto, sino que también en la forma, quienes deben discutir cómo resolver los elementos que se van generando en una comunidad son los mismos actores que lo están viviendo, padres y madres, apoderados/as, asistentes de la educación estudiantes, en síntesis, los que están viviendo la misma problemática. En las cuatro paredes del congreso no se va a resolver un problema que es estructural y que ellos son parte de ese problema. Incluso nos parece paradójico que hayan hablado de esos “estudiantes delincuentes” cuando tenemos a tipos como Moreira votando el proyecto, los más grandes delincuentes de este país han estado administrando las instituciones del estado sin embargo son capaces de debatir por horas si somos nosotros los estudiantes los que debemos ser condenados. Le dijimos a la comisión que tenían dos opciones, seguir siendo parte del problema y ser parte de la solución, y decidieron seguir siendo parte del problema porque no fueron capaces de entregarle a las comunidades la capacidad de decidir”. 

 PI: ¿Qué proponen ustedes para resolver estos actos de violencia en los liceos? 

 Amanda: “Primero debemos entender que significan estos actos de violencia, nosotros creemos que aquí originariamente se nos está culpando por algo que no tenemos responsabilidad que es lo que de verdad genera violencia y eso es la desigualdad que vivimos día a día, la violencia la ejerce el Estado y sus instituciones, la violencia la ejercen los empresarios, vimos por ejemplo Quintero donde la vida es menos importante que las ganancias de una empresa, el sistema de salud, las AFP y así podemos seguir enumerando todo lo que genera un modelo violento, los estudiantes debemos vivir con eso en nuestro desarrollo y formación, debemos ver como no alcanza para vivir mensualmente y claramente criarnos y desarrollarnos en un modelo violento lleva a que las relaciones que tengamos entre todos sean mucho más violentas. Entendemos que la forma de que podamos ir abordando esos elementos es a través de la comunidad, la comunidad debe ser el lugar donde podamos desarrollarnos en conjunto con todos los estamentos y poder decidir qué proyecto educativo queremos, cuáles son nuestras necesidades y cómo nos organizamos para enfrentar la violencia que genera este modelo. Uno de los puntos mínimos que hemos levantado en nuestros petitorios a lo largo de los años es que existan consejos escolares resolutivos, creemos que este es el primer pie para empoderar a la comunidad de tomar sus propias decisiones. Debemos tener la capacidad de elegir quien será el director del liceo y que no sea impuesto por la autoridad política de turno en la municipalidad, si se va a expulsar a alguien que sea en acuerdo de toda la comunidad, pero no sin antes haber hecho todo lo posible para que se vuelva a reincorporar a ella, buscar soluciones entre nosotros mismos nos lleva a ser más efectivos, los que vivimos la realidad somos nosotros y por tanto debemos decidir en conjunto con el resto de los actores de la comunidad la forma en que vamos a llevar adelante por ejemplo un proceso de sanción, insisto, la realidad de los liceos de Santiago centro es distinta a la del resto de los liceos del país, en Quintero los niños y niñas todos los días salen de su sala de clases para que la ambulancia los lleve al hospital, en el norte hay colegios que no tienen agua y en el sur liceos se inundan todos los inviernos, en síntesis, la realidad de todo Chile no es la realidad de Santiago pero a este gobierno le importan las políticas públicas para reprimir y violentar no para resolver, porque como dije antes, ellos siguen siendo parte del problema y no de la solución.”