El Ofertón Electoral

Nada está decidido aún en esta batalla electoral que se avecina, aunque la Banca Internacional y el Capital Financiero ya eligieron a sus candidatos. Apuestan, únicamente, a dos, Piñera y Guillier, quienes representan o están más de acuerdo con sus intereses, y es allí donde ellos pondrán las fichas en esta lid. Ni en estos, ni en los otros en carrera, hay nada para el interés del pueblo, más que migajas.

Por Tania Guevara

Quedó demostrado en las anteriores Elecciones Municipales que casi un 70% del pueblo chileno, con derecho a voto, no está interesado en participar y seguirle el juego a quienes se disputan el poder institucional. El 30% restante del padrón electoral no representa la opinión mayoritaria. El modelo de representatividad de nuestra decepcionante democracia ha ido cayendo en una crisis cada vez más profunda.

La falta de interés de la población ha sido gatillada, principalmente, por la poca credibilidad de estas autoridades. Otros factores, tanto o más importantes, son: la corrupción instalada en las instituciones del Estado, las promesas incumplidas al pueblo, la incapacidad de escuchar, hacerse cargo y dar respuesta a las demandas populares, el robo descarado a nuestros bolsillos por el Capital y las instituciones del Estado y, definitivamente, la más importante: la falta de verdadera representatividad encarnada en el modelo.

Nos piden nuestra opinión, sólo a través del voto, una vez cada cierta cantidad de años para elegir representantes quienes, luego, no nos interpretan, no escuchan nuestras demandas, y actúan a favor de los poderosos, quienes ponen dinero a través de boletas ideológicamente falsas para beneficio de esta casta.

Esta idea de democracia contradice la definición básica de ella, que está justificada en la soberanía del pueblo, y que es el pueblo quien realmente gobierna; que es el pueblo quien, no solamente elige a sus representantes, sino que también los controla, y que estos representantes responden a este mismo pueblo, como sus mandatarios; y si no responden, se van “pa la casa”.

La Apuesta del Capital Financiero

Para la Banca Internacional “Si bien son varios los nombres que asoman como candidatos, para las entidades, el panorama sólo se reduce a dos (…): Sebastián Piñera y Alejandro Guillier” (Diario Financiero, 15/03/17). Según el mismo artículo, “a la hora de buscar un favorito para el mercado, es el ex presidente Piñera la carta que se lleva todos los votos”.

Los ejecutivos de JP Morgan ya están haciendo lobby, ante inversionistas europeos, en apoyo a la candidatura de Piñera. BNP Paribas, también apuesta por Piñera, aunque no descarta a Guillier pues él estaría dispuesto a la apertura de nuevos mercados, o sea, posibles nuevos negocios y nuevas ganancias para ellos. Para el Bank of America Merrill Lynch, en cambio, Guillier es un riesgo, pues “aún no da a conocer un plan que hable de cómo se manejará la economía” y, según ellos, el posible cambio en el sistema de AFP, podría asustar a los inversionistas,  o dicho de otro modo, impulsarlos a no hacer negocios pues arriesgan a no ganar mucho dinero. Credit Suisse, por otro lado, ya hizo su propio focus group con varias empresas locales, a las que no les parece bien el avance de Guillier  y nuevamente, la capitalización, la ganancia posible, es el motivo. Obviamente, no están dispuestos a ninguna modificación de las reglas y de su cuota de participación en el mercado, pues esto les significaría perder pan y pedazo.

Alterna… ¿qué?

Muchos apuestan a la aparición del Frente Amplio como alternativa. El triunfalismo que ha campeado en sus filas luego de ganar la Alcaldía de Valparaíso contra candidatos impresentables del duopolio, les ha hecho creer que tienen la fórmula definitiva. Pero es sólo eso, ganar elecciones. ¿Qué nos garantiza que este nuevo referente hará las cosas de manera distinta? El tener rostros conocidos como el sociólogo Alberto Mayol o la periodista Beatriz Sánchez como precandidatos, por supuesto que no. Tampoco, la apuesta de preguntarle al pueblo para establecer un programa, cosa nada de novedosa. Eso dicen hacer todos los candidatos y partidos. Otra cosa es que después, respondan a esas necesidades y cumplan con ellas.

Nuestra consigna sigue siendo el fortalecer y empoderar las organizaciones del pueblo y la política de la calle, esa gran mayoría que está por no ser parte de esta farsa.