¿Autonomía policial en democracia?

Por Eduardo García, Araucanía InfoRma.

Hace años hay una lucha, la que ha estado dando el pueblo mapuche, donde por aquella convicción han existido heridos, muertos, baleados, discusiones, juicios, puntos de prensa y otras diversas situaciones. Y es que la convicción por autodeterminación, dignidad, tierras  entre otros motivos eran las grandes consignas que se alzaban y alzan en lienzos.

Como adversario a estas movilizaciones estaban/están el empresariado, la clase política en su conjunto, el estado y las policías, en este punto la institución de Carabineros de Chile juega un rol protagónico; Y es que  es la misma que algunas encuestas le daban el “premio” a la más querida, reconocida y trasparente.

Estas encuestas quizás son las mismas que daban ganador en primera vuelta a Piñerin y que hacían notar un escenario falso.

Sabemos que estos guardianes del estado no siempre han cumplido con su deber  y que por el contrario muchas veces han flagelado derechos civiles, reconocido es su rol protagónico en diversos hechos represivos, quizás uno de los más notorios fue el explícito apoyo y participación en la dictadura cívico-militar orquestada por la derecha chilena, el empresariado y los Estados Unidos.

En ese tiempo sus principales roles eran, detenciones, amenazas, torturas entre otras acciones que la dictadura practicaba normalmente. Ya entrada la “democracia” post triunfo de Aylwin el rol del estado y la prensa era intentar ocultar toda la barbarie que hubo hace años atrás, querían borrar todo lo ocurrido y crear una nueva imagen de la institución.

El apoyo y validez que daban instrumentos  “técnicos” la hacían parecer una institución querida, aprobada e incorruptible, ¿Dónde hacían las encuestas? ¿En Las Condes? ¿En los fundos? ¿En la sede de la UDI?- La verdad es que parece por lo menos “raro” que se apruebe con tanto porcentaje de aprobación a una institución la cual todo el pueblo fue testigo de cómo actuaba. A la Concertación y posterior derecha siempre se les veía con lazos estrechos hacia los verdes.

La cuestión relevante y coyuntural nos hace presenciar  lo que menos supuestamente esperaban esas encuestas y la casta política, pero lo que  nuestra conciencia conjunto al momento del estado nos hacía sospechar, un asqueroso y repudiable ROBO que altos mandos de Carabineros nos hacían a todxs los chilenos/as , cerca de 30 mil millones de pesos era lo que los “correctos policías” ROBABAN a Chile, aun mas fuerte y negativa es la percepción de  vendedores ambulantes que día a día ven como les botan sus frutas, verduras o cualquier cosa que por ejemplo  vendan acá en Temuco, y es que la percepción de carabineros es cuidar y tratar bien solo al adinerado, pues a ellos les deben muchas veces sus cargos, peor es cuando queremos describir la relación policía-mapuche, pues aparte de que les boten sus hortalizas o les decomisen estas mismas reciben visitas policiales que muchas veces  llegan a las comunidades del pueblo originario, donde despertar a las 04:00am  rodeado de lacrimógenas y con tus familiares heridos es parte de lo normal, donde recibir acusaciones y ser nombrado públicamente como terrorista o delincuente es normal, donde se perciben asesinatos por la espalda, lacrimógenas en la cara o perdigones en el cuerpo .

Siempre la denuncia de los mapuches, estudiantes e incluso de la prensa “independiente” ha sido la realización de montajes por parte de carabineros, pues porque muchas veces vemos, como cargan mochilas, o desconocidos inician enfrentamientos y tiran piedras y luego se van en camionetas probablemente de civiles.

OPERACIÓN HURACÁN no es un hecho aislado, tampoco es primera vez que se realizan operaciones de represión para públicamente estigmatizar más un pueblo, ganar adeptos por su buena labor o quizás ayudar electoralmente a un sector.

Debemos denunciar y presionar para que el estado de Chile tome postura frente a lo que hoy hizo carabineros, se parapetaron en la oficina de la DIPOLCAR y no entregaron documentos solicitados por la “justicia” que en este caso juega contra ellos y además de no entregar estos documentos utilizo vehículos y armas financiadas POR LOS/AS CHILENOS/AS para resguardarse la espalda como institución, además de probablemente cuidar a altos mandos y quizás hasta políticos.

Fuerte y claro debemos denunciar hechos que NO SON NORMALES, ni mucho menos deben pasar sin cobrar puestos a dirigentes políticos y uniformados.

Por la atención al escrito se despide Eduardo García Valenzuela.