Auditoría a la verdad de un pueblo

Por Lídice Valenzuela*

En medio de una tensión social en Bolivia por los planes desestabilizadores de la derecha, perdedora en las presidenciales del pasado día 20 –ganadas por el reelecto Evo Morales– comenzó un proceso de auditoría sobre el cómputo de actas por 30 expertos de la Organización de Estados Americanos (OEA) y observadores de Naciones Unidas (ONU).

Aunque el gobierno del presidente Evo Morales propició la presencia de la OEA, mediante acuerdo firmado antes, algunos analistas, como Joey Anderson, en su blog personal, prevé que ya en los comicios, funcionarios de esa organización recomendaron la revisión de las boletas, aun cuando se certificó el triunfo del postulado oficialista por el Tribunal Supremo Electoral (TSE) con más de un 10% de diferencia con el segundo colocado, Carlos Mesa, del partido Comunidad Ciudadana. O sea, 640 000 votos mas.

Desde antes de la lid, el reelecto Morales y su equipo habían advertido a la ciudadanía la gestación de un golpe de estado que detonaría cuando se supieran los datos oficiales. Y eso es lo que ha estado ocurriendo en los últimos días, e incluso antes, con ataques a sedes del partido oficialista Movimiento al Socialismo (Mas) y a sus militantes.

Para preservar la tranquilidad ciudadana, decenas de columnas de personas estén en las calles de las principales ciudades de esa nación plurinacional, mientras bloques de extremistas mantienen cerradas las principales vías de comunicación interdepartamentales.

¿Qué podría hacer la OEA?

La OEA,  bajo la presidencia del uruguayo Luis Almagro, un conocido títere de Estados Unidos (EE.UU.) quien ha intentado sin éxito una intervención en Venezuela y la deposición del presidente constitucional Nicolás Maduro, podría alentar, eventualmente, una segunda vuelta electoral, como piden los opositores e hizo también Mesa en un primer momento para luego retractarse para desaliento de quienes depositaron en él su confianza.

Mesa fue vicepresidente de Bolivia en el período 2002-2003 durante el segundo gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, a  quien sustituyó cuando este salió huyendo del país acusado de asesinar a un grupo de campesinos. Ocupó la Primera Magistratura del 2003-2005.

El político de derecha, periodista y escritor, sabe que si los expertos detecten un fraude opositor y sus planes de derrocar a Morales y su proyecto socialista, con grandes éxitos económicos, políticos y sociales, se disolverán ante lo inevitable.

Pero si hubiera un solo voto de diferencia con el escrutinio oficial a favor de su partido, entonces continuará con sus planes violentos de desestabilización.

Cuando se conoció de manera oficial que Morales había ganado, previa certificación del TSE,. la derecha boliviana se lanzó a las calles con acciones violentas que dejó dos fallecidos y decenas de heridos.

El presidente indígena –el primero en ocupar ese cargo en la historia boliviana- alertó el pasado miércoles que seguía en proceso un golpe de estado, que ha ido cobrando fuerza con ataques a instituciones políticas del oficialismo,  las embajadas de Venezuela y Cuba, y asesinatos a militantes del Mas.

Para la diputada oficialista Valeria Silva, el aspirante perdedor asume actitudes irresponsables e indecisas respecto a la situación nacional que fue ensombrecida cuando se auto-declaró ganador en primera vuelta.

¨Desde mi punto de vista, precisó a una radio en La Paz, su postura denota su titubeo y prefiere no enfrentarse a los hechos y seguir, en cambio, las directrices de los oligarcas de Santa Cruz¨.

Mesa primero no aceptó su derrota y se atribuyó el derecho a disputar una segunda vuelta sin esperar el computo final;  y luego rechazó la auditoria integral de las elecciones por la OEA.

Sus indecisiones, advirtió la parlamentaria, generan actos de confrontación entre la ciudadanía, ya que el día de los comicios convocó a la población que le sigue a protestar en las calles ante un supuesto fraude electoral, aun cuando carece de prueba alguna.
Otro que acusa a Mesa de tratar de desestabilizar a Bolivia es el ministro de gobierno Carlos Romero, quien dijo a la cadena televisiva privada PAT que lo responsabilizaba, junto a la Unión Juvenil Cruceñista (del departamento de Santa Cruz)  por los atentados mortales, ¨porque, precisó, dicen de manera insistente que estaban queriendo muertos¨.

El ex candidato ha exhortado a las huestes derechistas a utilizar la violencia para expresar su desacuerdo con los cómputos oficiales.

Este miércoles, la televisión de La Paz difundió un video en el que un individuo de apellido Medina daba instrucciones a una tropa de choque de Santa Cruz a la que exhortaba ¨a tirar y matar¨. ¨Si quieren balas, balas vamos a meter¨.

Al sentirse perdida, a la derecha boliviana y a Mesa –aun cuando haya una presencia oficial de la OEA en el país, a la que es evidente no respeta, y que debe dar los datos oficiales de la auditoria dentro de dos semanas, no le queda otra alternativa que crear una matriz de opinión y al estilo de lo que pasó en Venezuela con Juan Guaidó, autoproclamarse presidente del país.

Para apoyarlo cuenta con los departamentos de la llamada Media Luna –que en 2008 quiso separase de Bolivia- y grupos de jóvenes fascistas que en un Estado Plurinacional consideran a los indígenas personas sin derecho alguno, tal como ocurría antes de la llegada del Mas al poder hace 14 años.

Sin embargo, y aunque su actitud es para nada conciliadora, este miércoles el Comité Cívico de Santa Cruz en un comunicado lo declaró ¨traidor por unanimidad’ al negarse a exigir al gobierno y a los organismos internacionales ‘la nulidad de las elecciones generales’.
El documento condena ¨ la posición tibia, ambivalente y timorata clásica del señor Mesa, quien hoy prefiere velar por sus intereses personales y mantener la bancada que CC ha logrado en el Parlamento en un proceso fraudulento¨.

Con su extremismo característico, el Comité también exige nuevas elecciones, sin las candidaturas de Morales ni de Mesa.

Mientras, el  pueblo boliviano que reeligió a Morales está movilizado en las calles y mantiene una vigilia desde el pasado día 20 frente a la Casa del Pueblo para evitar que sea tomada por las huestes derechistas.

Cada día llegan a La Paz desde distintas ciudades miles de personas que se concentran en lugares públicos cuidando a su presidente y su gobierno.

En la actualidad, y gracias a las políticas inclusivas del Mas y su dirección, Bolivia es uno de los países de mayor crecimiento económico en América Latina. En una década y media unas 30 millones de personas dejaron de ser pobres, gracias, entre otras medidas, a la nacionalización de los hidrocarburos, cuyas ganancias ahora se revierten en la sociedad. También se realizó una Campaña Nacional de Alfabetización y luego la educación universal y gratuito, comenzó a funcionar un sistema único de salud con iguales características, entre otras importantes cambios realizados a partir de la nueva Carta Magna redactada por una Asamblea Nacional Constituyente-, aprobada en referendo por la población.

Quedan muchos días para que los expertos de la OEA den sus conclusiones, pero el intermedio será difícil en Bolivia. Además, si se pronuncian por un balotaje o nuevas elecciones generales, el mayoritario pueblo revolucionario del país no lo permitirá, teniendo en cuenta la historia de la llamada por el canciller cubano Raúl Roa, ¨ministerio de colonias¨.

*Publicado originalmente en Cubahora.cu