Ante la negativa por parte de Intendencia para realizar la Marcha Nacional Migrante

A última hora de la tarde del ayer, a las 19:40 horas exactamente, la Intendencia de Santiago comunicó a la Coordinadora Nacional de Inmigrantes que decidió no dar su conformidad a la Marcha Nacional Migrante en Santiago. La comunicación de la Intendencia ocurrió a esa hora luego de que durante todo el día de ayer fuéramos insistentemente a consultar sobre la misma, sin recibir respuesta alguna. Asimismo, durante toda la semana en ningún momento se nos citó o informó de ninguna situación que justificara la decisión del Intendente de Santiago. La supuesta razón argumentada por esta autoridad se refiere a que habría una actividad paralela, lo cual no es cierto ya que la única actividad que ocurrirá será en la Alameda, lugar por donde nunca nos propusimos marchar y que lo más próximo a nuestra estría aproximadamente a 400 metros de distancia. Es del caso reiterar que nunca se nos propuso que cambiáramos de recorrido o nos plantearan alguna otra alternativa.- Lo resuelto por el Intendente Santiago, una vez más, es en esencia la negación del derecho constitucional a manifestarse y reunirse pacíficamente, atenta contra nuestra libertad de pensamiento e importa el doble discurso de tal autoridad respecto a la migración.- Lo ocurrido en Santiago no es aislado, en Antofagasta igualmente las autoridades estarían poniendo cortapisas a la manifestación programa allá pretextando las mismas cuestionables razones. Pensamos así que estos hechos repudiables de parte de las autoridades demostrarían un gran temor ante la fuerza de la convocatoria. La masiva adhesión solidaria del pueblo chileno, de múltiples organizaciones como la CAT, la CONFECH, la Coordinadora No + AFP, así como de diversas fuerzas políticas, entre otras que siguen aún adhiriendo, importan a todas luces, como ya lo ha reconocido la prensa que el ejecutivo estaría en jaque ante nuestras propuestas debiendo en consecuencia definir si asumiría o no la Reforma Migratoria planteada, es decir si asumiría o no el cambiar la Legislación y Política Migratorias Vigentes, además de decidir sobre la Regularización Migratoria Extraordinaria o Amnistía Migratoria. La negativa del Intendente Claudio Orrego permiso para marchar es un acto de discriminación institucional, reiterado, ya que en anteriores ocasiones de igual forma ha tratado de boicotear otras actividades que hemos convocado. Es probable también que en esta oportunidad hubiera pesado las denuncias y acciones legales que como organización hemos interpuesto en su contra por las expulsiones ilegales contra inmigrantes y particularmente las expulsiones por motivos políticos, que ha condenado la Corte Suprema de Justicia, como el caso del periodista italiano Lorenzo Spairani. En ese contexto, pensamos que los lazos de solidaridad entre el pueblo de Chile y el pueblo inmigrante, del cual es parte, se han fortalecido, habiéndolo demostrado inclusive antes de la Convocatoria a la marcha de mañana 9 de Julio. Esos lazos son indisolubles, el camino a escribir una nueva historia conjunta y dar un salto en la integración está ya trazado y pensamos que no lo podrá contener nadie. Así consciente y responsablemente seguimos insistiendo con el Intendente Orrego para enmiende su decisión, habiéndole propuesto una ruta alternativa para la marcha de mañana domingo, sin embargo su respuesta sigue dilatándose en forma infundada, lo que reiteraría los cuestionamientos antes expuestos. Así hacemos un llamado, ahora más que nunca, a la unidad del pueblo inmigrante, del pueblo chileno, para repudiar lo sucedido, marchar el día de mañana en las ciudades que haya conformidad y en las demás a encontrarse pública y pacíficamente, como la Constitución y las leyes del país lo señalan, para dejar en claro que el camino de unidad iniciado y reivindicación por los justas planteamientos solicitados es un camino que nadie podrá contener
¡VIVA LA UNIDAD DEL PUEBLO CHILE Y DEL PUEBLO INMIGRANTE!
¡REFORMA MIGRATORIA YA!
Por Coordinadora Nacional de Inmigrantes en Chile