1586 presos políticos de las FARC en huelga de hambre

*Jesús Santrich quien en la actualidad se encuentra en huelga de hambre en apoyo desde la libertad y ademas es uno de los 3 voceros en la Comisión de Seguimiento y Verificación a la Implementación (CSIVI).

“Díganle a Mauricio Babilonia que ya puede soltar las mariposas amarillas” – Gabriel García Márquez

En Colombia hemos comenzado a caminar las sendas de Paz. Los caminos que se dibujaron en la ruta de los acuerdos transitan por escenarios peligrosos. Lo que siempre se ha mencionado, la inoperancia del Estado en manos de la oligarquía criolla y retardataria, sigue haciendo de las suyas para incumplir lo pactado en el Acuerdo para la Terminación del Conflicto y la Construcción de una Paz Estable y Duradera.

Primero fueron las demoras en las construcciones de las Zonas Veredales de Transición y Normalización, ZVNT, y los Puntos de Transición y Normalización, PTN, para la concentración, normalización y desarme de los y las integrantes de las FARC-EP en el tránsito a la reincorporación a la vida política, social y económica del país. También, se le ha hecho conejo a las y los campesinos del país con la continuación de los programas de erradicación forzada por parte del ejército de cultivos ilícitos u otros conflictos territoriales y locales producto del olvido y abandono estatales,  aun cuando el Estado ha sentado mesas de diálogos con las comunidades campesinas, afro e indígenas que impulsan desde los territorios programas o proyectos desde sus necesidades concretas. Mesas en las que los acuerdos son desconocidos por el Estado y que después responden con la represión del ESMAD ante el reclamo popular, como sucedió en las regiones de Nariño, Buenaventura y el Chocó.

Si bien, producto del acuerdo suscrito entre las FARC-EP y el Gobierno Nacional en cabeza de Juan Manuel Santos, ha disminuido  las violaciones a los derechos humanos relacionados al conflicto armado, esto no quiere decir que hayan cesado definitivamente, es más, hoy producto del cese de fuego y hostilidades, estos hechos son más visibles ya que se siguen asesinando líderes(as) sociales, defensores y defensoras de DDHH. En lo que va del 2017, van casi 50 asesinatos, entre lideres sociales, sindicalistas y defensores de DDHH, mientras, por los campos de Colombia reaparecen pintas alusivas a grupos paramilitares como las Autodefensas Gaitanistas de Colombia, AGC, o las Autodefensas Unidas de Colombia, AUC.

En ese curso de cosas, es como nos encontramos ante una nueva situación humanitaria por el incumplimiento y la falta de voluntad política en la ejecución de los acuerdos entre el Gobierno y la sociedad, en este caso las FARC. A seis meses de haberse firmado la Ley 1820 del 2016, la cual, otorga la amnistía a las y los Prisioneros Políticos integrantes de las FARC-EP recluidos en los penales del país. Hoy el 70 % de esos hombres y mujeres permanece todavía en las cárceles del país debido a las trabas burocráticas y la falta de voluntad política. De los 3400 hombres y mujeres Farianas, solo 859 han sido liberados. Desde el 26 de junio, 1568 farianos permanecen en huelga de hambre y 35 prisioneros políticos se encuentran con las bocas cocidas en protesta a las trabas, demoras e incumplimientos que las y los mantienen privados de la libertad.

La situación de la Colombia post-acuerdo sigue necesitando del interés y de la solidaridad de los pueblos de Nuestra América y del mundo, solo con la unidad de los pueblos podremos avanzar en la construcción de la Nueva Colombia con justicia social y la patria grande que una vez soñó Bolívar.

#PazEsLibertad

Por Alfonso Sucre