10 años del maldito Transantiago: El gran negocio de los empresarios

Estos 10 años del Transantiago han sido 10 años de tortura para los pasajeros y trabajadores del Transantiago. Lo cotidiano es la aglomeración, la espera, buses incomodos e inseguros y viajando apretados como sardina, y más encima caro. Pero el lado que se oculta, es nuestra situación, la de los Trabajadores de los Transantiago: al igual que todos los chilenos tenemos un sueldo base de mierda, con bonos condicionados, que nos obliga a tener horas extra, y viviendo en un constante estrés. Es un sistema que atenta contra la integridad física y sicológica tanto de los pasajeros como de los Trabajadores del Transantiago.

Ante esta situación indigna, terminamos siendo nosotros, los conductores, la cara visible del Transantiago, avalado por la patronal y Gobierno, pagando los platos rotos. Además, se gastan grandes sumas para financiar campañas comunicacionales para definir el enemigo, el malo de ésta película: el evasor. Y todo eso para ocultar el problema de fondo del Transantiago: Se han invertido 5.172 millones de dólares en el Transantiago para financiar a los empresarios. Y como lo dijo Guillermo Muñoz, de la Dirección de la DTPM (Directorio de Transporte Público Metropolitano): “Yo veo que el sector no tiene números malos, se ven utilidades. Perciben que es un mercado atractivo”. Y como los empresarios no van a percibir que es un mercado atractivo, si el Estado, el Gobierno y el Parlamento le aseguran la ganancia con la plata de todos los chilenos.

Y lo que viene es un maquillaje del Transantiago con la nueva licitación (hasta le quieren cambiar nombre), pero para que todo siga igual, asegurar la ganancia de los zánganos y chupa sangre de los empresarios. Y en eso está de acuerdo toda la clase política y festejan la alianza pública-privada, que es el beneficio para los patrones. Pero cuando los trabajadores luchamos por nuestros derechos, entonces es un problema entre privados (trabajadores-empresarios), y el Estado no se mete, pero el beneficiado sigue siendo el mismo: los empresarios.

El refrán es claro: No hay mal que dure 100 años ni hueón que lo aguante. El destino del Transantiago, también está en nuestras manos, en la capacidad de lo que podamos hacer. Debemos comenzar a construir una alianza entre los Trabajadores del Transantiago y los pasajeros, que también son Trabajadores, con nuestros hijos los estudiantes, y los pensionados. Una alianza que tenga como objetivo un nuevo sistema de Transporte público: un sistema estatal, barato, de calidad, seguro, y que respete los derechos de los trabajadores.

Por un  pasaje liberado para estudiantes y pensionados

Por un sistema barato, de calidad y seguro

Por un sueldo bases digno y sin bonos condicionados

Por una negociación por rama

Por la unidad de todos los trabajadores del Transantiago

Por la unidad de los Trabajadores del Transantiago y los pasajeros

A estatizar el Transantiago

En la lucha por No+AFP

Coordinadora de Trabajadores del Transantiago (CTT)

10 de febrero de 2017